La Universidad, bastiòn de democracia, defendàmosla!

19 Mar

Desde su càtedra de Historia, el reconocido historiador venezolano, Dr. Germàn Carrera Damas, NOs da un interesante anàlisis de los peligros y riesgos polìticos que se corren en Venezuela,  con las Universidades en este caso y que son anzuelos puestos en bandeja de plata, a una clase de dirigentes que aùn consideran posible un diàlogo que modifique  las conductas del usurpador y dictraidor que continùa pegado a la silla y desde ésa encabeza el mayor desgobierno que fuere posible imaginar; ademàs de haber repetido muchas veces que NO hay diàlogo entre ellos y la oposiciòn al régimen. Ninguna imaginaciòn puede superar la realidad de un paìs transformado en territorio de utilidad social para ser desbancado, defalcado, derrumbado en sus estructuras institucionales y, sobre todo, destruìdo en su definiciòn de repùblica democràtica.

Hemos escrito en anteriores oportunidades el lema “conocer para decidir” de L. Einaudi, gran presidente de la repùblica italiana. Igualmente NOs hemos propuesto el camino de la bùsqueda de las verdades que, con su gran fuerza, son armas poderosas de la NOviolencia, esto implica plantearse muchas preguntas y buscarles respuestas.  Les recuerdo que el  Mahatma Ghandi dejò un saber primario y primordial en esta materia del Satyagraha, y de la NOviolencia, logrando vencer al imperio inglés y obtener la libertad de la India.

En algunos puntos disciento del Dr. Carrera Damas, porque NO considero creible considerar que con buenas intenciones se pueda caminar sobre la estela de 150.000 cadàveres vìctimas del terrorismo de estado, sin tener otras “intenciones/opciones/chances personales” en la mira;  sin embargo, respeto su consideraciòn al respecto y considero importante leer detenidamente su  49° Mensaje històrico.

Manteniéndonos en oraciòn por Venezuela y el mundo, en momentos en que estallan ataques militares en la zona del nuevo Resurgimiento àrabe, al sur del Mediterraneo. Dios ls bendiga,

Blanca Briceno

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

49º Mensaje histórico

AVISO A LOS UNIVERSITARIOS VENEZOLANOS

Germán Carrera Damas

Escuela de Historia

Universidad Central de Venezuela

Al régimen militar militarista le restan demoler tres bastiones de la Democracia venezolana: los medios de información y orientación de la opinión pública, la Iglesia cristiana católica y la Universidad. El asedio contra los medios ha sido devastador. Baste citar el asalto a Radio Caracas Televisión; pero ha suscitado también una tenaz resistencia. Con la Iglesia cristiana católica se ensayó un ritual de grotesco engatusamiento (“Jesucristo, primer socialista”), ejemplarmente enfrentado por el la Conferencia Episcopal y Su Eminencia el Cardenal. Ahora le toca a la Universidad, temible foco generador de disidencia. Fracasados los intentos de asalto desde dentro, y de acoso desde fuera (intento de anarquizar las instituciones universitarias y cerco a través de las restricciones presupuestarias), se ha puesto en marcha, una vez más, la táctica tan elemental del señuelo. El objetivo es el mismo de las tácticas anteriores: anular la universidad como centro de formulación de ideas y estímulo de la resistencia al irrefrenable empeño dictatorial en su labor de demolición de la República. El señuelo consiste en incitar a la Universidad a enfrascarse en un debate interno sobre sí misma; cuyo resultado será hacerla que se desacredite ante la sociedad y salga anulada como vanguardia crítica de los problemas que asedian el país, y como obstáculo, mediante el ejercicio de su autonomía, interpuesto en el camino hacia la total anulación de la Soberanía popular por parte del régimen militar militarista.

         Es lamentable ver que algunos universitarios de buena fe tiendan a ir tras otro de los señuelos que lanza el frustrado militarismo. De hacerlo, convendrían con el régimen en que su temido obstáculo, La Universidad, está mal, y así lo admitirían voluntariamente. Quedaría, por consiguiente, mediante esta suerte de confesión, también amañada, afectada su idoneidad como fuente de crítica del régimen.

         Es lamentable que universitarios de buena fe terminen cohonestando el perverso propósito “regenerador” de la Universidad de parte de un régimen que es insuperablemente su enemigo. Logrando esto mediante una bien tramada estrategia: el gobierno aprobó en primera instancia una Ley provocadora y retrógrada; y con ello estimuló una vigorosa reacción universitaria, elevando el caso a la primera plana informativa y al punto de la máxima preocupación colectiva; finalmente, suspendió su Ley a cambio de que fuese la misma Universidad la que se abocase a su autoanulación como fuente de incómoda disidencia crítica.

         Es lamentable que actuando de buena fe universitarios cabales monten el escenario para que sus adversarios internos puedan desatar sus insensateces, so pretexto de un diálogo imposible por falso; y generen un estado de agitación interna que propiciaría la necesaria intervención que se quiso lograr mediante la Ley tácticamente engavetada. Esto mientras la Universidad, incautamente, se miraría el ombligo.

         El cambio en sí mismo –el acto de cambiar por cambiar- no sólo es un hecho inútil, sino inclusive peligroso.  Sustituir una Ley de Universidades por una nueva exige, por lo menos, preguntarse: ¿qué aspectos de la Ley actual se pretender cambiar y por qué?, ¿se modifican o se anulan los fundamentos sustanciales de la autonomía académica y administrativa, la libertad  de cátedra, la universalidad de la divulgación y de la discusión de las ideas, sin la imposición de un pensamiento único?, ¿se garantiza la supervivencia de las Universidades a través de un presupuesto acorde con las necesidades reales y actualizadas de su cuerpo docente, de sus funcionarios administrativos y obreros, de sus estudiantes, de su equipamiento material y académico? Omitir cuestiones como éstas puede conducir a un salto al vacío, cayendo en la manipulada ficción de que se trata de un salto hacia delante: lo que pretende presentarse como un justificado ajuste de esta Ley a cambios que el paso del tiempo exige, puede ocultar el anzuelo de la dependencia total de la voluntad oficial y la absoluta eliminación de la siempre rebelde y libre búsqueda universitaria del conocimiento y la defensa de la autonomía y la democracia.

         Creer que el problema radica en el texto de la actual Ley de Universidades es como pensar que el irrespeto a la Constitución es culpa de la Constitución, y no de quienes la violan. Y que, en consecuencia, la forma efectiva de acabar con tal irrespeto es la de eliminar de ella los artículos que disgustan y contravienen a los violentos irrespetuosos de la Carta Magna.  De igual modo, si se trata de sustituir la actual Ley de Universidades por una versión tendenciosa y castradora de  sus fundamentos esenciales, la salud del espíritu y de la dignidad de la Universidad exigiría, sin duda, salvaguardar la Ley existente, en su vocación reivindicadora de la libertad de pensamiento y del ejercicio de la democracia dentro de la autonomía.  Erradicar la duda universitaria, como base generadora de conocimiento original, en nombre de limitantes imposiciones políticas e ideológicas en general, sería cambiar la duda por el dogma; es decir: asesinar el espíritu fundamental del conocimiento universitario y de la apertura universal que debe caracterizar la creación humanística, científica y social propia de una auténtica Alma Mater.

  El saldo, para los universitarios de buena fe, sería, probablemente, un estudiado y debatido Proyecto de Ley nacido para ser, ese sí, definitivamente engavetado. ¿Cabría suponer que tal Proyecto pudiera ser considerado lealmente y aprobado por la Asamblea Nacional; y promulgado por su Jefe supremo?

         Cualquier reformulación de las instituciones sólo responderá a los intereses genuinos de la sociedad cuando pueda realizarse en condiciones de plena vigencia de la Democracia, y de garantía del ejercicio de la Soberanía popular en el orden gubernamental.

Caracas, 2 de febrero de 2011

Anuncios

Una respuesta to “La Universidad, bastiòn de democracia, defendàmosla!”

  1. leonarda marzo 20, 2011 a 12:11 pm #

    Cara Blanca,
    il problema Venezuela mi fa tornare indietro di almeno 40 anni e rivedere la situazione italiana, quando i comunisti nostrani hanno dato l’assalto alle università e con successo. La tattica comunista, pur mutando a seconda delle situazioni, ha gli stessi obiettivi dettati da Gramsci: conquistare quasi pacificamente un paese attraverso il dominio dei media, della magistratura e della scuola, in particolare le università. Naturalmente con spiegazioni populiste e metodi clientelari. Gli oppositori sono oppositori di una supposta rivoluzione proletaria e, quindi, possono essere legittimamente fatti fuori sia fisicamente che attraverso la legge fatta ad hoc.
    Ringrazia il cielo che la Chiesa e l’università si tanno opponendo, perchè in Italia per anni sono stati succube del dettato marxista e ancora adesso sono in attività molti preti che vedono in Cristo il primo dei sociaisti, senza tener conto che Gesù ha predicato l’amore non la lotta di classe. E ancora adesso in Italia essere giornalista di destra è molto difficile, perchè se tu vai presso il capo degli addetti-stampa della Regione Piemonte, lo troverai seduto davanti ad un ritratto di Che Guevara e pe lui la democrazia non esiste. Senza parlare di Magistratura Democratica e delle scuole. Sono stata missina negli anni settanta e a Torino e, se vuoi, un giorno ne parleremo, perchè c’era un quotidiano bollettino di guerra per quel che riguarda i ragazzi di destra, solo per il fatto di essere anticomunisti.
    Riguardo il risorgimento arabo, ho tutti i miei dubbi, forse perchè ho letto sia i libri della Fallaci che di Ayan Hirsi Alì.
    un abbraccio, una preghiera per il nostro Venezuela. Leonarda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: