Venezuela, buenas razones N°1 2010

30 Nov

Apreciads compatriotas,

posto esta nota que la conseguì pubicada en facebook.  Muchas otras apreciaciones tienen cabida, sobre todo desde un punto de vista constructivo, otras de caràcter logìstico que prefiero omitir por obvias razones.

Les deseamos a nuestros compatriotas mucha prosperidad, felicidad y crecimiento. Muchos de nostros (me incluyo) tenemos la experiencia de dar todo nuestro capital humano en los paìses que NOs dan hospitalidad: Quizà entre los que tenemos dècadas afuera, NO sòlo la nostalgia sino también el dolor de NO poder dar lo mismo en tierra nuestra para nuestra gente y para nuestra amada Venezuela, se convierte en elemento de dolor. Dios sostiene, la esperanza y la tenacidad conjuntamente con las profesionalidades, capacidades y agradecimiento NOs siguen dando aliento.

Venezuela ha recibido millones de personas provenientes del mundo entero y, en los a#os terribles de la II^ guerra mundial; cuando los barcos cargados de judìos que escapaban de las atrocidades del nazismo, del comunismo y del fascismo, venìan rechazados en otros paìses, el nuestro, siempre magnànimo y generoso, los recibìa, jamàs se le negò entrada a barco alguno cargado de judìos, y es por eso que dicha colonia en Venezuela fué, antes del actual castrò comunismo que los ha despreciado y ha vejado sus lugares santos, una de las màs grandes de la América Latina.

Muy humildemente considero oportuno, leer o releer el libro de George Orwell “en la granja”, a propòsito del desprecio de la excelencia, valores, principios, meritocracia. Pareciera el autor haber viajado al futuro, en eso que el dictraidor define como “territorio de uso nacional”.

Esperemos que Colombia sepa ser acogedora con los representantes de esa clase media que, como bien dice el artìculo, doquiera estè genera principios, valores, benestar, riqueza, relaciones humanas, nueva humanidad y asì, mucho màs enriquecida, con nueva linfa y rica experiencia humana de quien busca espacios de progreso y que allì, allende Los Andes/Los LLanos, las células de elementos de la sociedad comunicativa y de la Democracia del Siglo XXI se robustezcan y puedan luego tener capacidad de propagaciòn sana. Muy probablemente, la hermana Repùblica puede estar tranquila porque ninguno de estos nuestros conciudadanos considera que el futuro de la humanidad està en escaparse para una montana, cargando un fusìl, obedeciendo a un capataz narcotraficante y viendo en la lucha armada castrò comunista farc narco y tanto menos el futuro de sus propios hijos.

Dios ls bendiga

Blanca Briceno

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El desembarco

Por: Andrés Hoyos 

El Espectador (Colombia) <span>andreshoyos@elmalpensante.com</span> @andrewholes en Twitter 

ESTÁN POR TODAS PARTES, PONEN restaurantes, abren almacenes, instalan droguerías, invierten en negocios, compran apartamentos, perforan pozos y asisten con entusiasmo a cuanto evento hay.Son el desembarco venezolano, así sus integrantes no vengan en barco, sino en avión. Se les nota por los modales, los gustos y la energía que son burgueses acostumbrados a vivir bien y a trabajar. No se parecen a las demás migraciones vividas por nuestro país en las últimas décadas, motivadas más que todo por la penuria económica, por la falta de oportunidades y por la violencia. Claro, en ellas Colombia actuaba como exportadora masiva de gente, y valgan de ejemplo los cuatro millones de compatriotas que fueron a parar a la Venezuela Saudita que surgió tras el embargo petrolero de la OPEP. No se necesita ser zahorí para saber que el desembarco de ahora es motivado por la seguidilla de calamidades que Hugo Chávez ha infligido a la mitad de los venezolanos. No son sólo los atropellos y despojos del régimen, sino la dramática inseguridad que se vive en toda Venezuela. Parecerá una ironía, pero hoy Colombia constituye un paísseguro a ojos de nuestros vecinos. Tan sorpresiva nos resulta esta noción, que el otro día me veía yo diciéndole a una señora venezolana agraciada y sonriente, que tampoco sobreactuara y que no dejara que sus hijos anduvieran por Bogotá como si vivieran en Suiza. Colombia, si descontamos los españoles llegados en la Conquista y en la Colonia, nunca fue un país de inmigrantes. Leía no recuerdo dónde que bajo la presidencia de Laureano Gómez tan sólo se les otorgó la ciudadanía colombiana a dos personas, una de ellas un cura español. Quizá sea una exageración, pero no de escala. A lo largo del siglo pasado vinieron del Medio Oriente pequeñas oleadas de sirio-libaneses y tal cual, palestinos. Antes y después de la Segunda Guerra Mundial llegó un pequeño y muy dinámico contingente judío, ahuyentado por el nazismo. Después ya no vino casi nadie, aparte de Fanny Mikey, de unos cuantos futbolistas y publicistas argentinos y de quienes se quedaban por accidente de casamiento. Colombia, dado todo lo anterior, no tiene una política amigable a la inmigración y mucho menos otra que la fomente. Se dice con razón que los colombianos somos hospitalarios, pero eso ciertamente no incluye al Estado. Pensar, por ejemplo, que alguien tenga que aprenderse la espantosa letra del Himno Nacional para obtener la nacionalidad me parece de una crueldad extrema: cómo así que “la Virgen sus cabellos arranca en agonía”. Hace unas semanas la propia canciller Holguín desestimaba las opiniones de dos ilustres intelectuales colombianas nacionalizadas y, por ende, tan colombianas como ella, porque dizque eran “extranjeras” mal informadas. Mal informada ella. Otro cantar es la catastrófica política de Chávez que en este caso favorece a Colombia. Resulta sencillamente criminal expulsar gente educada y productiva de un país en desarrollo a causa del delirio megalómano de un caudillo. No estoy diciendo con ello que los burgueses, venezolanos o de cualquier parte, sean almas puras, sino que dadas unas reglas de juego claras y establecidos unos límites serios e inteligentes, la burguesía genera empleo, desarrollo y bienestar, y que si la ahuyentas, hará lo mismo en otra parte. En fin, por mí que siga el desembarco, así luego nos toque tolerar acepciones nuevas del muy raizal concepto de “arepa”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: